¿Señor, Jehová o Yahvé? sobre los nombres de Dios

Apología 2.1

Cuando en el Antiguo Testamento aparece el nombre de Dios, los católicos suelen transcribirlo como “el Señor” (o a veces “Yahvé”). Pero se usa “Jehová” entre algunos protestantes, y también entre bastantes evangélicos y paraprotestantes*. De hecho el nombre “Jehová” hoy en día ha quedado asociado a ciertas denominaciones, muy especialmente a quienes llevan su nombre: “Los testigos de Jehová”.

Más de una vez oímos desde ciertos sectores el argumento de que para adorar a Dios plenamente tenemos que usar su nombre “verdadero”, o sea, Jehová (o Jehovah). Esta afirmación necesitaría probar dos cosas: 1- que Dios tiene un nombre propio 2- que ese nombre propio es Jehová. Veamos ambos puntos.

[* Se llama paraprotestantes a diversas religiones surgidas del protestantismo pero que no son propiamente cristianas, aunque usen la Biblia como libro sagrado. Un cristiano tiene que creer que sólo hay un dios, que Dios es uno…

Ver la entrada original 6.562 palabras más

Estándar

A propósito del Día de la raza.

Nunca una conquista o una guerra hasta la fecha ha sido lograda por las buenas. Era el destino de estas tierras ser sometidas, no se pudo evitar y no se podrá. No hay culpables, somos un mundo distinto.

Algunas personas de este país quieren rescatar tradiciones de las culturas que difícilmente aun se conservan teniendo muy poca respuesta, estos cargan ese estandarte y pesa demasiado porque lo hacen solos, a nadie le importa; hay otras en cambio que piensa que defiende sus raíces desde un iphone y desconoce las lenguas prehispánicas, le importan un carajo e ignora a los artesanos en las ciudades, regularmente lleva una bolsa de basura de McDonald’s en una mano y un Starbucks en la otra. Detestan el mestizaje pero aman el mariachi, acusan a los frailes (Junípero Serra) pero no hacen sacrificios humanos ni dan culto a los dioses antiguos porque ni los conocen y otros se creen ateos. Reniegan del saqueo de estas tierras y se la pasan comprando en transnacionales y viendo series extranjeras.

No hace falta que odies lo que ni siquiera te hicieron, mejor defiende tu país que se lo está cargando la mierda y no mueves un dedo para despedir a tu mal gobierno, no hace falta que juzgues el pasado porque las futuras generaciones juzgarán lo que no hiciste por falta de valor y amor por México.

Lo único que hace falta es congruencia señores, congruencia.

Estándar

Musa

© Judith Geher

Sí, mi musa favorita es la de labios gruesos y palabras agudas, con senos pequeños llenos de amor propio. Que luzca cadera grande asemejando su capacidad de albergar amor. Debe ser esbelta de prejuicios para que desborde mis manos y tan llena de sensualidad que me deje vacío.
La prefiero parca en el trato pero de frente amplia, de miradas cortas pero infinitas.

Ha de saber contradecirse toda mil veces, como muestra de autenticidad.

Imagen: © Judith Geher

Estándar

Blancas y negras, pero ovejas.

Les he visto andar de dos en dos, incluso en rebaños, pero todos van con una venda en la herida, con la falacia como cera en los ojos, les vi como corderos que no conocen más camino que el de su propio trasquilar. Les notaba pasar y no pude decirles nada, su buena voluntad era más fuerte que las ganas de salir de su ceguera. Ciertamente contra eso no se puede gran cosa, la buena fe lo es todo y el engaño puede ser placentero. No conozco manadas en la tierra que se nieguen a esta praxis frente a tanta mercadotecnia, confusión y tendencias, todas vanas. En realidad nadie es más ovino que otro en este mundo, aquí, donde tantos borregos dicen no serlo.

Estándar

Soledad

Cuando quieras sentir soledad, lleva contigo la regla de oro invaluable que consiste en saber que tenerla no es sentirte caído. La soledad es el privilegio de las almas dueñas de sí mismas y el querer sentir pertenencia de sí cuando estés rodeado de todos y en el ardid del mundo experimentes solo cosas efímeras.

Cuando te abandones a ti y desprecies el derredor, siéntete dichoso de poseerla porque es un privilegio de las almas que se saben dominar. Recurre a ella cuando lo vacuo de la humanidad te haga sentir que estar contigo mismo es el mejor lugar. Ella siempre está sonriente ante cualquier eventualidad.

Y solo has de abrazarla.

Estándar